sábado, 15 de octubre de 2011

15-O: Spanish Revolution, la Revolución de los Condenados

"No es saludable estar bien adaptado a una sociedad
profundamente enferma".

Jiddu krishnamurti


Soy una de esas criaturas que los demás llaman raros.

Yo no sé lo que es normal.

Pero esto que estamos viviendo, tú y yo, ahora, no lo es.
Ya sé que yo tampoco.No hace falta que me lo recuerdes.


Soy una de esas chicas locas que se viste como una muñeca de porcelana, se reune para tomar el té con sus amigas y habla de sueños, de ilusiones, de las hadas.

Creo en el Lolita, un movimiento estético y artísco de nueva generación, que aunque surgió en el Japón allá por los 70, es tan nuevo en occidente que probablemente, ni sepas lo que és, o ni te suene el nombre, más allá del folk español o las nínfulas de Nabokov.

Pero creo en muchas otras cosas, además.

Creo en tí, en todos vosotros. Y me siento como un bicho raro en mi generación, principalmente porque aun mantengo la fe.
Aunque a mí me ha costado lo mio...mucho, volver a tenerla.


La mayoría de personas que conozco se declaran ateas. Y muchas de ellas, jamás se han posicionado hacía ninguna ideologia, o cuando no sienten miedo de esta palabra, no lo hacen de forma realmente consciente.

Pienso que es debido al modelo predominate en los paises desarrollados.

A grandes rasgos, para una mayoría de nosotros, es decir, de personas educadas en la sociedad actual, "todas las religiones son un remanente del período infantil de la humanidad, la necesidad de creer en dios y su providencia existe sólo en personas que no han salido de este estado infantil que, en los momentos de peligro, les obliga a buscar refugio bajo la protección paterna de una deidad".

La fe religiosa y su mentalidad es considerada hoy día primitiva, ingenua, desprotegida ante los verdaderos problemas de la vida, invalida a causa de una fe ciega que les impide tener una verdadera conciencia de su vida y la realidad.

El problema es que cualquier critica a la religión, es tan ambigua como el propio concepto de dios, y hoy en día el cientifismo puede causar el mismo efecto en nosotros que cualquier credo.

Huimos del fundamentalismo religioso, si, pero mediante el fundamentalismo tecnocrático. Vivimos perdidos en un mar de información, teorías, escuelas y tecnicismos que al final nos resultan tan oscuros como la teología cristiana. Y pese a ello, creemos ciegamente en los preceptos cientificos como la mejor explicación.

Ese es nuestro paradigma actual, lo que yo, que soy tan rara, llamo el ateismo cientifista. En él hemos sido educados, y en el creemos, tan tranquilos como un creacionista de Texas, que ahora se consuela con el diseño inteligente.

Pero a grandes rasgos, para la mayoría de nosotros se sigue utilizando el mismo mecanismo de defensa a la hora de protegerse frente a lo desconocido. Adan y Eva o Darwin y Einstein, pero siempre se mantiene la imprescindible necesidad de una explicación, algo en lo que creer. Hasta en esta generación de escépticos en la que me ha tocado nacer, todos creen, sin saberlo, casi como un fan del Papa.
La necesidad de creer, para nosotros, no ha cambiado en absoluto. En el fondo, no, no soy tan rara, y todos mantenemos la fe, aunque ahora sea en nuestro banco, en nuestra carrera, o en la wikipedia. Sólo cambian los formatos.

Una fe que por lo general, continua siendo ciega e ingenua. Incluso hoy, con el avance de las nuevas tecnologías y el acceso rápido a la información, la explicación rápida, la fé en la comunidad cientifica, el gobierno y sus instituciones, nos mantienen comodamente instalados en la ceguera del confort, adorando sin saberlo a los nuevos dioses de la comunicación.
Tan sólo una pequeña minoría dispone de pensamiento crítico o criterio propio., un criterio cada día más dedicado a la especialización. El hombre del renacimiento está desaparecido en combate.

Pero dios no ha muerto, tan sólo se ha instalado cromosomas en el ordenador, trabaja para una gran farmaceutica mientras la nueva virgen de fátima ofrece sus encantos en un reality sobre cantantes pop. Y a los románticos, les sigue bastando el Papa, Mahoma o el Hitler de turno para la salvación.

Yo ya no se que es peor. Si ser idiota de golpe o en cómodos pagos a plazos.

Un hombre dijo una vez "el hombre del siglo XXI será persona, o no será"

Pero ni toda la filosofía, ni toda la mitología, ni toda la demagogía del mundo, ni la teoría cientifica más bella, podría explicar la problematica de nuestros dias, ni el conflicto al que nos enfrentamos.

La economía mundial no puede sostener el modelo actual durante muchas más décadas, y el dragón dormido, China, será el último gran imperio capitalista. Con él, llegará la necesidad de instalar el nuevo paradigma, que, tal y como nos muestra la historia, dejará al nuevo sistema económico gobernar sobre todos los demás campos que afectan a la humanidad.

Tengo miedo, Coca cola y una corporación asiática for president?

Como diablos seran los libros de texto del 2100? Descargate el libro de sociales si tu papi tiene seguro escolar...no te rias, ni internet se va a salvar.

La pregunta ya no es si algo va a cambiar, la pregunta es si estamos preparados. Estamos preparados para el nuevo modelo? Somos realmente conscientes del momento en la historía que nos ha tocado vivir?

Uno de esos pocos instantes mundiales en los que las cosas cambian. Incluso podríamos crear una revolución. Educados en el individualismo y la era tecnológica, gozamos de la predisposición y las herramientas para un cambio personal, un cambio del que podemos tomar las riendas, pero sólo si lo hacemos primero mediante la revolución personal.

El ser humano necesita aprender a ser persona. Y ahora es el momento. Debemos prepararnos para enseñar a nuestros hijos cuando llegue la hora. Nadie lo hará por nosotros.
Deberíamos dejar de creer que lo harán, dejar de creer como ciegos, para crear, pues sólo de la mente despierta y su creación nace la verdadera esperanza.
Es hora de hacer uso del árbol del conocimiento, que bastante infierno hemos pagado ya.

Perdona la torpeza de mis palabras, no soy más que una ignorante que aun siquiera ha vivido demasiado, pero eso no cambia las cosas.

Apaga la televisión. No te obsesiones con tus problemas, sé que son muchos y variados, pero lo que viene es mucho más grande que tú, somos nosotros.

Por favor, busca tiempo para conocerte y conocer mejor el mundo en el que vives, aprende a amarte para poder amar a los demás, porque no estás solo y eres libre, nunca antes habías sido tan libre, tan global y tan responsable como ahora. Es hora de actuar. Sólo juntos podremos.
Se persona, por favor, por dentro, no hay maquillajes ni analgésicos posibles para lo que se avecina, estamos en la metástasis de la economía mundial.

Prepárate para el cambio, porque sabes que vendrán a vendernos la mejor película de la historia, su mayor superproducción, y, por primera vez, joder, por primera vez, podemos estar preparados.

Esta podría ser nuestra revolución, la revolución de los condenados, porque no habrá vida inteligente que sobreviva si no nos revelamos, tus hijos y los hijos de tus hijos están condenados a la lobotomización de las multinacionales, mientras el resto del mundo se mata o muere de hambre por una situación sociopolítica y medioambiental que en buena parte hemos generado nosotros.
Parece ciencia ficción, pero sabes que ya está pasando. No te engañes, no te quejes con los colegas de tu barrio.Puedes actuar ahora.

Por favor, algunos ya han comenzado, sabes que tenemos que hacer algo. Puedes empezar en este mismo instante, sólo reflexiona en que podrías mejorar como persona, y como ciudadano mundial, y hazle saber a los tuyos que las cosas pueden empezar a cambiar, desde dentro, hacia afuera, aquí y ahora.

Sé que nada de lo que digo es nuevo, ni quizás muy acertado, sé que otros pueden decirlo más alto y mucho mejor, pero es mi manera de decirte, a tí y a todos, que por fín comprendo lo que me importas, y te pido perdón, porque lo siento y lo entiendo, porque he roto tu belleza, mi dulce y querido mundo,
Mi mundo cruel, y te pido perdón, a tí y a todos, porque hoy entiendo lo mucho que te quiero.

Yo voy a empezar a cambiar. Voy a empezar a pensar, a crecer y a crear, a entregar mi granito de arena por mis padres, por mis abuelos, por todo lo que me ha sido entregado y por todos los que vendrán.
Y tú, que ahora estás leyendo esto, no tardes mucho, porque se nos está agotando el tiempo.

Un beso y lamento las molestias, pero enciende tu mente, por favor.

Ahora.

Vanessa Riaño, Barcelona, 15 de octubre de 2011

PD: dedico esta pequeña desiderata a Miriam, mi madre, a Libertad y a mi mariposa, Esther.

7 comentarios:

  1. amén. Has dicho todo lo que se puede decir. Yo no lo habría sabido expresar. felicidades. Realmente eres muy madura.

    ResponderEliminar
  2. Estoy demasiado espesa como para comentar.
    Yo soy de las que opinan(aban) que "borrón y cuenta nueva" con la especie humana.


    Voy a enmarcar esto : "Esta podría ser nuestra revolución, la revolución de los condenados, porque no habrá vida inteligente que sobreviva si no nos revelamos, tus hijos y los hijos de tus hijos están condenados a la lobotomización de las multinacionales, mientras el resto del mundo se mata o muere de hambre por una situación sociopolítica y medioambiental que en buena parte hemos generado nosotros. "

    ResponderEliminar
  3. No podria estar más de acuerdo con lo que has escrito, podria copiar y pegarlo en mi blog (con tu nombre y todo claro)? asi más gente lo leeria y si las gente se lo va pasando de blog en blog llegara a muchos más.

    ResponderEliminar
  4. Si al final sucediera algo grande en unos años la gente hablaría de lo sucedido como si hubiera estado allí, como si lo hubiera vivido. Como la gente que habla de los Beatles como algo de su época cuando en su momento renunciaba a oirlos, o de la minifalda quien jamás se atrevió a llevarla. Una gran mayoría nos lo vamos a perder. Ignoro por qué sucede así. La gente no sabe vivir. Al menos tú piensas en el porque.

    ResponderEliminar
  5. No he podido evitar que me cayeran unas lágrimas de los ojos... Creo que son las palabras más sinceras que he leído ultimamente.

    Al final, nosotr@s somos anormales simplemente porque estamos conscientes de lo que pensamos y hacemos... espero mas gente se ilumine en cuanto a esto!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Como no estar tan de acuerdo. El cambio es interior, todo universo revolucionario a nacido de la inspiración de nuestro microuniverso. Luego se despliega. La unidad como persona, aprender a ver con los ojos del espíritu diría Plotino, es que no puedo dejar de sentir que la humanidad se ha sumergido en tanta palabrería y ha dejado de ver que es lo importante, todos somos libres y tenemos que tener la oportunidad de estar en paz. Dárnosla nosotros, en realidad. Creo que a mi en lo personal lo que más me cuesta es relajarme y poder no perder la paz interior. Y lo mejor es que nunca pierdo la esperanza de lograr la templanza de mantenerla y aplacar los egos que quieren sólo fragmentarme.

    Abrazos muchos!!

    ResponderEliminar
  7. Buenas, no me va la moda lolita pero tampoco me molesta ni tengo nada en contra. Todavía no sé cómo he terminado en tu blog de un enlace a otro.
    Peroooo... Te felicito.
    Me parece una entrada excelente, clara, cuidada y muy interesante.
    Sólo puedo aplaudirla y decir que visto con detalle, me iré pasando por tu blog.

    ResponderEliminar